Semana Santa, amigos, fútbol, risas, compañerismo, más risas… Combinación perfecta para disfrutar unos días en Torreciudad. El primer día fuimos con los chicos de Codaste y Nival, clubes también de Madrid. Fue un día tranquilo, pues aún no habían llegado el resto de clubes españoles que completarían el campeonato de fútbol 11 y fútbol sala que hemos tenido el placer de participar en las sedes cercanas a El Poblado, lugar donde residíamos.

Pasado el día de llegada, despertábamos el segundo día algunos para ir a esquiar, otros para aventurarse a hacer una vía ferrata y otros tantos a visitar pueblos conocidos de la zona. Fuésemos adonde fuésemos, pasárselo bien era obligatorio. Al trascurso del día siguió el consecuente cansancio de unos más y otros un poco menos. Todos coincidimos en que lo mejor era después de cenar, tener una tertulia e irse a dormir puntualmente para comenzar los partidos al día siguiente. Nos esperaban Dardo y Salces en la primera fase de grupos.

Salces fue superado ampliamente por parte de los dos equipos y fue goleado por nuestros delanteros. Dardo fue un “coco”. El partido de ida, perdido, pero por un penalti que les dio la ventaja al conjunto valenciano. Sinceramente, Cyara llegó más a puerta y tuvo el gol en sus botas pero así es el fútbol… El mismo día por la tarde, ya subimos a Torreciudad para rezar tranquilamente el Rosario juntos y con unas vistas espectaculares.

A esto siguió el tercer día que comenzaba con la vuelta de la fase de grupos, una vez más Salces goleado pero esta vez Dardo caería ante nosotros con un golazo de Javi Lira, galardonado con el once ideal del Enjuve 2017. Y así pasábamos fácilmente de fase de grupos y nos plantamos en el segundo encuentro de grupos que se jugaría a modo de triangular. Fue contra Altair A y Condrau. Primero nos enfrentamos a los sevillanos (Altair) los cuales ganamos 2-1 con un partidazo por parte de los madrileños. El segundo, los catalanes (Condrau) contra los que perdimos tan solo por 1-0 después de haber intentado el gol varias veces. Pero volvimos a pasar después de un apretado y tenso partido empatado por Condrau y Altair que nos trasladaba matemáticamente a las semifinales.

Y sí, otra vez era el turno de Dardo. Otro partido dominado en el que llegamos más veces a puerta, golpeamos más y pusimos tensos a los valencianos los cuales nos superaron en el marcador gracias a un gol de córner mal defendido pero así es el fútbol… Así que llegados a este punto, lucharíamos por el tercer o cuarto puesto.

Adrenalina fue lo que sentimos durante todo el encuentro. Comenzó marcando nuestro rival, Condrau, pero una vez más, Cyara, llevado de la mano del polivalente jugador Javi Lira, nos hizo llegar más veces a portería contraria y conseguimos llegar a empatar el partido. Y acabamos en penaltis. Sin palabras nos dejó nuestro portero , quien adivinó todos y cada uno de los penaltis del rival parándose 2 de manera sublime. Y así nuestros jugadores fueron marcando los penaltis y llegó el decisivo, golpeado por Miguel de la Peña y que hizo que todos saltáramos a correr hacia él abrazándonos alegremente. Y así en la ceremonia, recibimos nuestras medallas de bronce, que nos sentaron muy bien a todos. El Enjuve lo ganó Palomeras (Madrid) y de subcampeón quedaron los de Valencia, club Dardo. Fue espectacular pero esto no es todo porque el año que viene sí lucharemos con más fuerza por el oro que nos llevaremos a casa.

Pero aparte de todo esto, nos quedan las tertulias, con un “beatboxer”, el rector de Torreciudad, las historietas y anécdotas de todos los presentes y mucha mucha más diversión.

Torreciudad, impresionante como siempre, ambiente espectacular, buenas amistades y sonrisas por aquí y por allá. Pero el año que viene, más y mejor porque no dudo en que muchos repetirán esta gran convivencia de la que nos acordaremos siempre.

En este enlace podéis ver las fotos de la convivencia

Crónica redactada por Luis Ramírez